Extracción de perdigones

Laparoscopia: Extracción de perdigones en gato

Extracción mediante laparoscopia de un perdigón alojado en el hígado de un gato.

Hace unos días nos trajeron a la clínica un gato que vivía en una casa con jardín. Algún desaprensivo se dedicó a dispararle con la escopeta de aire comprimido. Tenía dos balines, uno alojado en la pata trasera y otro en el hígado.

El proyectil de la pata era relativamente sencillo retirarlo y no estaba en un sitio que comprometiese la vida del animal. El proyectil del hígado era más peligroso ya que, creemos que estaba causando signos de intoxicación por plomo al animal por la acusada sintomatología nerviosa central.

Por cirugía tradicional, encontrar y retirar el balín del hígado era una cirugía larga y complicada. La magnificación que produce la laparoscopia nos permitió localizar el perdigón en poco tiempo y retirarlo sin complicaciones.